Carrera profesional

Plan de carrera

El activo más importante que posee nuestro despacho son las personas. La satisfacción del cliente es la medida de nuestro éxito y el centro de nuestro negocio. Por ello, nuestros profesionales deben compartir nuestra forma de ejercer la abogacía, donde la vocación y el servicio al cliente son esenciales.

Nuestros abogados deben contar con sólidos conocimientos jurídicos y dominio del idioma inglés (valorándose el conocimiento de otros idiomas), y atesorar una serie de cualidades profesionales básicas, tales como, la responsabilidad, la dedicación, la eficiencia, el esfuerzo y la capacidad de trabajo en equipo; y una serie valores personales, tales como, la honestidad, empatía, sentido común, vocación de servicio, iniciativa y capacidad de asumir responsabilidades.

Nuestro plan de carrera ofrece un marco de referencia que permite a nuestros abogados conocer a priori los distintos niveles profesionales existentes y las competencias, conocimientos y habilidades requeridas para cada uno de los niveles. El plan de carrera se estructura, principalmente, en función del nivel de conocimiento, autonomía en el ejercicio de la profesión y dominio de las habilidades de fidelización y captación de cliente y los méritos que acredite en el desempeño de su actividad. El proceso de evaluación del desempeño es una pieza clave que permite ubicar al profesional en cada nivel de carrera en función de las competencias y conocimientos adquiridos.

Programa de formación continua

Nuestro despacho considera que la formación es fundamental para garantizar el nivel de servicios que requiere poder satisfacer a nuestros clientes. Por este motivo, durante este ejercicio se implementará un programa de formación continua integral para nuestros colaboradores,.

El objetivo del programa de formación es acompañar la progresión de nuestros abogados en su carrera profesional, desarrollando sus conocimientos y habilidades, contribuyendo así, a la mejora en la prestación de los servicios a nuestros clientes. Las herramientas del plan de formación incluyen escuelas de formación interna, asistencia a cursos y seminarios externos, formación en idiomas y un esfuerzo permanente de actualización jurídica.